El Cid y la restauración

30 junio 2010 | Sin comentarios »
1.965 Lecturas

Por la terrible estepa castellana, al destierro con doce de los suyos, quizá pasó él recorriendo gran cantidad de pueblos (lo que luego se ha dado en llamar la Ruta del Cid) y quizá visitó castillos, ermitas e iglesias, entrando a descansar y rezar en ellas. Eso lo hizo El Cid entonces, allá por el siglo XI, pero hoy no podría hacerlo.

Ya sé que me van a decir que porque está muerto. Pero no es por eso —que El Cid ganó batallas después de muerto, según reza la leyenda—, sino porque encontraría todos estos sitios cerrados.

Yo he estado estos días por ahí, empapándome de sol y piedra en esas tierras de Soria, durante este comienzo de verano, dócil todavía, que obsequia por el día con un airecito refrescante que cuando se va el sol casi obliga a cubrirse con una rebeca fina. Está precioso el campo florecido ahora, después de tanta lluvia, y cuando lo baña el sol se convierte en la alfombra verde de trigo verde, amarilla de prímulas y margaritas, gris de cebada ya madura, malva de flor de lavanda y roja de miles de amapolas, donde reposan sus reales tanto monumento románico. Todos, o casi, los vi desde fuera, pues todos, o casi, estaban cerrados al público (por lo menos entre semana), y muchos de ellos en plena restauración. Claro que gracias a la restauración pude ver abierta la iglesia románica de San Pedro, en Caracena.

Leer el resto de esta entrada »

Rojo, azul, igual da

25 junio 2010 | 1 Comentario »
2.454 Lecturas

La roja, en fútbol, fue siempre una tarjeta de amonestación. En España, no. En España, la roja (aunque hablemos de fútbol), es un grito, una empresa, una ilusión, un banderín de enganche. Un invento de márketing para darle a España una referencia colorista.

Me gustaba más cuando se gritaba ¡España! que ahora cuando se grita ¡La roja! Y no soy niño de la guerra ni un aprovechado chupalápidas de la memoria histórica. Es que me gusta llamar a las cosas por su nombre. Pero aparte de todo eso, y gracias al márketing, se han vendido más camisetas rojas de fútbol que libros en la pasada Feria del Libro (bueno, e imagino que durante todo el año). Pero volvamos a la magenta representación de la furia española.

Leer el resto de esta entrada »

El tren de Caronte

25 junio 2010 | Sin comentarios »
2.516 Lecturas

La tragedia ocurrida el miércoles en Castelldefels, cuando un tren de Alta Velocidad se llevó por delante a un grupo de jóvenes, puede ser, después de todas las investigaciones precisas, porque haya sido el resultado de muchas imperfecciones; porque existieran múltiples irregularidades; porque fuera el fin inevitable de una excesiva irresponsabilidad; porque se hayan agotado las papeletas de la suerte para algunos, los más osados; porque, y sobre todo, el responsable por encima de todo haya sido el azar. Mala suerte. Eso es lo único que de verdad define este suceso.

Ahora, por un lado, las familias y amigos de las víctimas pedirán explicaciones a la Administración, y tratarán de conseguir consuelo e indemnizaciones del Estado; mientras, por otro lado, el Estado se esforzará en demostrar que todo estaba correctamente en orden con la legislación vigente y que está libre de toda responsabilidad. Pasado el tiempo, reabrirá el paso elevado (ahora cerrado), hará otro paso subterráneo más (que no se amortizará) para mayor fluidez de los viajeros a la hora de cruzar de andén, llegará incluso a desviar el paso del tren de Alta Velocidad llevándolo a otro lado –a pesar de las quejas de algunos-, y soterrará las vías todas para que no peligre nadie. Y un mal día, después de que todo esté perfecto, saldrán unos chavales a jugar a la vía y el tren se llevará a alguno por delante. Eso es mala suerte. El azar en su peor estadio.

Leer el resto de esta entrada »

Esto va como homenaje a ti, Carlitos

25 junio 2010 | Sin comentarios »
1.888 Lecturas

Hoy, 24 de junio, se han cumplido 75 años de tu muerte. Y por ese motivo te digo, como si a pie de tu tumba me encontrara, que recientemente la vida me ha demostrado que tenías razón, «que veinte años no es nada». Y 75 tampoco si hay quien te quiera. Como lo demuestra la innumerable cantidad de seguidores que aún cantan, bailan, se enamoran e incluso lloran con tu voz y tus canciones.

Leer el resto de esta entrada »