Zapatero o la insoportable levedad de creerse ser

23 noviembre 2011 | Sin comentarios »
1.925 Lecturas

Por Aquilino Quintás

Amaneció como otro día cualquiera, abrió los ojos, recordó y prefirió no haber despertado.

Fue cuando lo de Rodiezmo, o quizá antes, cuando se le tornaron acíbar las mieles de la gloria. Hasta entonces todo había sido para él como un paseo militar. Se sentía dueño y señor de todo lo visible y lo invisible (y eso que lo invisible para él era casi todo), y creyéndose rey “vive con ese engaño mandando, disponiendo y gobernando” al ritmo que le marcan con los aplausos su coro de dadivados.

Ocho años tuvo a prueba de paciencia a los españoles. Durante ese tiempo se dedicó a destapar tumbas y colocar amiguetes de su altura para que no le hicieran sombra. Y avivó la memoria histórica de tal forma que siempre le recordaremos como el guiñol de la memoria. Formó un Gobierno con exquisita paridad que dio en parida. Y alimentó una crisis que negaba que existiera hasta que acabó devorándolo. Su corte empezó a darle de lado y, así como César tenía su Bruto, él tuvo su Rubalcaba que le ayudo a meterse mar adentro. Podría decir que él no tuvo culpa, que se dejó llevar, pero sería insultarle y no quiero. Ahora, aunque incurablemente desolado, alguien como él, como yo, como todos, cada día estamos más cerca de la verdad que de la hipótesis. Las urnas nos han ayudado a ello. Ya sólo resta cerrar este capítulo de desencanto y ruina.

Leer el resto de esta entrada »

La rebelión de la masa contra “La rebelión de las masas”

19 mayo 2011 | Sin comentarios »
2.856 Lecturas

Por Aquilino Quintás

Ya nos los previno Ortega en su libro, y el tiempo le ha dado la razón. La sociedad, democráticamente correcta en lo que a política se refiere, se ha vuelto políticamente incorrecta en lo que a democracia se refiere. Las masas, el hombre-masa como prototipo de la sociedad, se han deteriorado, se han corrompido de tal manera que se han desligado de los problemas de los menos afortunados; de la mayoría. Su prepotencia les ha servido para inhibirse del común de los mortales.

manisol1

La vox populi, con una jerga para desposeídos, empezó a etiquetar a unos grupos creados por el obligado desarraigo que les impuso la masa dominante escudada en la situación socio económico política del país. Así nacieron los parados, los emigrantes, los indignados, las mujeres maltratadas, los desahuciados, los prejubilados, los despedidos, los nini, los botelloneros, los okupas, los políticamente defraudados –que son la mayoría–, los…, como grupos sociales que están ahí, pero no por no estar cualificados para desarrollar una actividad productiva, sino, sólo y llanamente, para que le cuadraran las cuentas a algún aprovechado. Nacieron un sinfín de tribus, aceptadas e ignoradas, que sólo interesan a los gobernantes para que llenen la urna con los votos que les han de mantener en la poltrona. Esa es la triste realidad.

La culpa, ineludiblemente, es del Gobierno. Cómo no, si es el que manda. Pero creo que sería igual con cualquier Gobierno, fuese del color que fuese, porque pienso que el problema quizá esté en la falta de valores de los individuos, en el deterioro de la raza. Es la pescadilla que se muerde la cola: los políticos se corrompen, y su ejemplo corrompe al pueblo; y el pueblo corrompido solo piensa en imitar a los políticos en su corrupción blindada, en vez de derrocarlos y formar un gobierno de verdad para todos. Vulgus veritatis pessimus interpres.

Leer el resto de esta entrada »

Chezchez la femme

17 mayo 2011 | Sin comentarios »
2.161 Lecturas

Por Helvética

Trío de damasQuien crea que la foto política del pasado domingo la protagonizaron los ex presidentes Felipe González y José María Aznar en el palacio de Cibeles, está equivocado. Protagonistas de ese acto, a mayor gloria de Alberto Ruiz-Gallardón, fueron el propio alcalde de Madrid y el trío de damas que, acompañando a sus parejas, hicieron su entrada, de un claro primaveral, en la sala de columnas del antiguo edificio de Correos, como embajadoras de sus maridos. Ana Botella, esposa de Aznar; Mar Utrera, mujer de Gallardón; y Mar García Vaquero, pareja de González, intentaron, sin conseguirlo, pasar inadvertidas en una jornada que el regidor de Madrid acariciaba desde hace años, y que materializó una semana antes de la jornada electoral que le puede situar por tercera vez en la Alcaldía de Madrid.

Gallardón disfrutó de ese día porque, si los hados le hubieran sido propicios, él hubiera podido participar de ese acto como otro ex presidente más del Gobierno de España, no en la condición de alcalde en funciones. Eso significaría que un día fue presidente. Además, el lugar no pudo ser mejor escogido, puesto que él siempre reconoció ante sus íntimos que si hubiera sido elegido como jefe del Ejecutivo, hubiera trasladado la Presidencia del Gobierno del palacete de Moncloa, al oeste de la ciudad, a Cibeles, en el centro de la capital de España.

Leer el resto de esta entrada »

La casa blanca de Osama

4 mayo 2011 | Sin comentarios »
2.070 Lecturas

La casa blanca de Osama