Si cumples, ¡Felicidades!

5 agosto 2010
3.105 Lecturas

 

“Diálogos con su chispita”

Por Gascón Bolín

Desde lo del Mundial no hablo más que de bobadas con Venan. O sea, de cosas tontas sobre España, que son esas cosas sobre las que hablan tanto los periódicos y que Zapatero escucha como quien oye llover sabiendo los pantanos llenos; como si él no tuviera nada que ver en el asunto. Digo hablo, pero en realidad es ella la que diserta dejándose la vida sobre cualquier asunto, y yo el que se abstrae haciéndose el dormido. Lo de siempre: “una España que muere y otra España que bosteza”. Las dos Españas dialécticamente enfrentadas. ¡Que hay que ver como está el servicio, señorit-to!

Pues eso, que después de la apoteosis por la victoria pírrica de España en el fútbol, Venan me ha estado dando la murga con toda una retahíla de cosas y el obligado cumplimiento que los protagonistas, en cada caso, y la sociedad, en todos los casos, han de asumir.

—Cumplir, ese es el precepto. Yo, ¿qué estoy haciendo ahora? Quitar el polvo a tanta figurita que tienes por todos los estantes aunque piense que son una chorrada que no valen para nada. Pero es mi obligación, y cumplo con ella. —¿Y eso que tiene que ver con todos los asuntos sobre los que me has estado dando la murga? —Pues que el personal no cumple. —¿Dices eso porque ningún político se ofrece a hacer algo positivo? —No. Si ofrecer si ofrecen. Pero “nadie ofrece tanto como el que no va a cumplir”, que se lo he leído a Quevedo. —Jolín, Venan, hasta has leído a Quevedo. Cualquier día te veo en el Gobierno. —De eso nada. Prefiero seguir en la oposición, aunque sea sólo contra ti. —Pues te vas a pasar ahí la vida, como Rajoy. ­—No, como Rajoy, no. Que ese está donde está porque no le echa agallas para salir de los atolladeros en que le mete hasta los de su partido. —Qué cosas tienes.

Mientras transcurre esta conversación con Venan yo estoy sentado viendo la tele, y ella pululando por el salón, subiendo y bajando de sillas y mesas mientras enarbola figuritas y recuerdos de viajes que temo acaben como una lluvia de meteoritos sobre mi cabeza.

—Mira lo de Cobo, el ariete de Gallardón, cumpliendo la disciplina de partido (o sea, lo que le dice Rajoy) aun estando suspendido de militancia. Que ya es afán por cumplir. —Ya ves, Rajoy, que no se metió a separar a Gallardón y Esperanza en esas peleas de corrala que tienen cada poco… —Pues eso. Y ni medió ni terció en el caso del espionaje. Que eso va a pasar a la Historia como que a Granados le regalaron un maletín de detective, y nada más. —No te metas con Granados que ese con lo que ha hecho ya ha cumplido, y no creo que le queden ni tres cortes de pelo. —Pues si quieres te hablo de Cascos, que el tío está para cumplir como un coloso allí, en su Asturias natal, y Rajoy lo tiene vetado. No sé si será porque le tiene miedo. —No sé yo tampoco, pero el miedo guarda la viña. ¿Y no sabes meterte nada más que con los del PP? —Bueno, en el PSOE pasa lo mismo. A Tomás Gómez tampoco le permite Zapatero cumplir con lo que promete al no dejarle presentarse por Madrid. Y si tocamos el tema de los controladores, otra cosa igual. Otros que no van a cumplir y van a dejar en tierra al personal a la salida de sus vacaciones por no ponerse de acuerdo con el ministro del ramo. Y no sé quien tiene razón, pero esta mañana he oído por la radio a un controlador que ha puesto al ministro de chupa de dómine, y ha dado unos razonamientos que si no dimite el ministro es porque no tiene pundonor y lo que hay que tener. —¿A ti te ha convencido? —Totalmente. Como me ha convencido un concejal, creo, del ayuntamiento de Marbella, que se quejaba porque los periodistas contertulios estaban tratando a los marbellíes de paletos que se creen que la llegada de Michelle Obama es como lo de “Bienvenido, mister Marshall”. Y decía este hombre, que los que están dando exagerada publicidad a la visita son los medios de comunicación. Que mal les ha sentado a los contertulios. Luego no hacían más que tergiversar las palabras del concejal para ver por donde lo pillaban. Y es que los periodistas a veces por cumplir, incumplen lo más elemental, como es informar sin hacer risas y chanza de todo. —Y a ti lo de la visita ¿qué te parece? —Para España y Marbella, bien. Creo que con la visita sabrán muchos estadounidenses donde está España. Aunque puede que desde la sentada de Zapatero al paso de su bandera durante aquel desfile tengan en todos los mapas marcado nuestro país con una chincheta clavada, como un rejón de muerte. Para ellos, ni fu ni fa. Ahora, lo que no entiendo es lo que va a contar Michelle a sus amigas cuando regrese de donde ha estado. Porque si la muchacha fuese una inglesita. O una nórdica: alemana o sueca. Una mujer, vamos, que con cruzar la calle dos veces ya se sabe que ha estado en la playa, pero ésta, ni sin crema protectora. Pero bueno, a la mujer la han mandado ha cumplir, y también cumplirá.

Así que, a todos los que se sientan satisfechos con el deber cumplido; a quien haya cumplido hoy: Muchas felicidades.

Escribir un Comentario