Requiescat in Pazo

7 agosto 2008
3.486 Lecturas

El Pazo de Meirás, una imponente mansión situada en la localidad coruñesa de Sada, surge como serpiente de verano para golpear nuestra actualidad con fuerza inusitada. La polémica la ha encendido el deseo de la Xunta de Galicia de declarar este inmueble bien de interés cultural (BIC) y, por tanto, obligar a que se abran sus puertas al público para disfrute general. Este caserón, que fuera propiedad de la escritora Emilia Pardo Bazán, es, desde hace 70 años, de la familia Franco y, durante el mandato del Generalísimo, albergó los veraneos de la hija y de los nietos del caudillo.

Pazo de Meirás

Pero ¿cómo llegó a manos de los Franco? Pues lo hizo gracias a una cuestación de los vecinos de los municipios próximos al Pazo que, en forma de aportaciones más o menos voluntarias, sufragaron en 1938 la compra de esta joya histórica. Era un momento en el que demostrar la afección al régimen podía separar a los elegidos de los marginados en la dictadura. El «obsequio» fue una idea de los empresarios más ricos de la zona, pero que costearon todos, acaudalados y pobres. En el Ayuntamiento de Oleiros, próximo a Meirás, se conservan los papeles en los que se requería al ayuntamiento para recaudar el precio del pazo. Los gallegos, «tanto pudientes como sin caudal», fueron llamados a pagar la finca. Incluso a los funcionarios se les quitaba parte del sueldo para el «regalo».

Se consiguió la suma que se pedía (unas 9.000 pesetas), una fortuna para la época. Las donaciones iban desde los 25 céntimos hasta las 400 pesetas. Hubo quien tuvo que pagar con joyas de su familia. Hoy, el Gobierno de coalición entre PSOE y BNG, ha decidido denunciar la forma en que la familia del Jefe del Estado se hizo con este castillo, situado en una finca de más de seis hectáreas, y quiere que revierta en beneficio de los gallegos, sin estimar que todas las obras de acondicionamiento que hasta hoy se han ejecutado han sido pagadas por Carmen Franco.

La Consellería de Cultura tramita desde hace más de un año la apertura del expediente para declarar el pazo BIC. Pero los Franco se resisten. La familia, hoy encabezada por la hija del general, Carmen Franco Polo, ha dado largas a las reiteradas peticiones de los técnicos de la Xunta para detrminar el estado del pazo, un trámite imprescindible para la declaración de BIC, que obligaría a abrir al público el inmueble y sus jardines un mínimo de cuatro días al mes.

Este fin de semana se va a celebrar en este bonito paraje la boda de una de las biznietas de Franco, Leticia, hija de su nieta Merry Martínez-Bordiu y del polémico Jimmy Giménez Arnau. Los nacionalistas del Bloque, empeñados en expropiar este bien a la familia, están dispuestos a boicotear el enlace para lo que han invitado al padre de la criatura (que está a favor de que el pazo salga de las manos de la familia Franco, a pesar de que lo aceptó en su momento y celebró allí su boda, «palabra de Jimmy Giménez Arnau» -cría cuervos…-), excluido de la lista de invitados por su largo litigio con su ex mujer. Seguiremos informando.

  1. Un Comentario a “Requiescat in Pazo”

  2. Por anonimo el 14 agosto 2008

    A usted le ha faltado decir que Jimmy Jiménez Arnau vive del cuento de la familia Franco desde que se casó con la nieta del caudillo. Y las televisiones le siguen dado alas. Como a Maria Carmen Martínez Bordiú, por cierto, otra aprovechada de la fiesta

Escribir un Comentario