Predicar con el ejemplo

9 noviembre 2007
4.027 Lecturas

No queremos meternos (otra vez) con el alcalde de Madrid -es un recurso facilón, sobre todo con este dirigente que da tanto juego-, pero a veces nos llegan noticias que hay que escudriñar. Vemos estos dí­as cómo, por un quí­tame de ahí­ esas casas, medio oriente y parte de occidente quieren poner al regidor mirando al norte.

No nos parece ni medio bien que una panda de guripas llegue huido (aunque sea del hambre) de su tierra patria, y se plante donde les peta sin encomendarse ni a Dios ni al diablo -vaya eso por delante-, y construya allí una solución habitacional que excede en medida a las dadas por la exministra del ramo. Y no podemos criticar la acción/reacción del alcalde en su advertencia drástica de derribar la casa infractora (casa que al día siguiente estaba otra vez levantada); ni que quiera meter mano a todos los que en circunstancias ilegales están ocupando un espacio sin licencia de habitabilidad -puesto que se asientan sobre una Cañada Real- aunque les cobren el IBI.

Ovejas

Pero, señor Gallardón, aunque ya sabemos que una cosa es predicar y otra dar trigo, no puede tener la desfachatez de criticar, perseguir y tratar de echar a gente porque ocupe una cañada real cuando usted -sí­, usted mismo- está, para su disfrute, habilitando un palacio… ¿dónde?: justo en medio de la Cañada Real Galiana. ¡Hay que tener morro! Y en este caso no vale tan siquiera que esté al corriente del pago del IBI porque, si lo ha pagado (pensemos que sí­), no ha sido usted, sino que hemos sido nosotros, todos los contribuyentes. Así­ que: ¡Váyase señor alcalde! Si quiere vivir en cañada, empiece por la más mí­sera, y podrá irse recitando algo parecido a lo de aquel tenorio. Yo a los palacios subí­, / yo a las cañadas bajé, / y por donde quiera que fui / la razón atropellé. Soberbia obliga.

  1. 2 Comentarios a “Predicar con el ejemplo”

  2. Por helvetica el 12 noviembre 2007

    Las ovejas necesitan una liposucción con urgencia

  3. Por Moya el 29 octubre 2008

    Good words.

Escribir un Comentario